Abramovic

Decía Jacques Copeaue que el artista que más sacrifica su persona es el actor. Persona que nos ofrece en sí misma su propia creación, en cuerpo y alma, sin intermediarios y como materia de instrumento: carne del misterio que ejerce sus facultades naturales para un uso fantástico, que escapa de la escena porque tiene que […]