Mank

Alerta Spoilers

Mank (Fincher, 2020), la nueva película del aclamado director de La red social (2010), El club de la lucha (1999), Se7en (1995)… llega a la gran pantalla de la mano de Netflix, como la gran apuesta de la plataforma para llevarse el premio de la Academia. La intención es confirmar el dicho “a la tercera va la vencida”, tras sendos intentos en las dos últimas ediciones – Roma (Cuarón, 2018), y por partida doble con El irlandés (Scorsese, 2019) e Historia de un matrimonio (Baumbach, 2019). Han surgido pronósticos incluso antes del estreno de Mank que vaticinan el primer éxito de la compañía de streaming en la gala de los Oscars. Teniendo en cuenta que es un año con circunstancias extrañas, no es nada descabellado destacar esta cinta como principal candidata a la estatuilla dorada.

El gran problema con este revuelo mediático (motivo por el que le he dedicado esas líneas), es que condiciona el visionado del filme. No es lo mismo entrar en la sala (sí, esta es una película que indudablemente merece ser vista en cines) dispuesto a ver una película normal, que ir a ver una cinta anunciada como “la mejor del año”. Una carga similar a la que ha lastrado a Tenet (Nolan, 2020), llamada a ser “la película que salve los cines después del Covid”. En mi caso, estoy convencido de que ha influido en la pequeña decepción que ha supuesto para mí esta obra.

En cuanto al metraje en sí, destaca especialmente el trabajo magistral por imitar las películas de los años 30 y 40. Desde el evidente uso de la fotografía en blanco y negro, hasta la iluminación, sin olvidar los títulos de crédito o la música, el filme nos transporta al Hollywood de hace 80 años. Otro argumento a favor de su candidatura al Oscar, puesto que un logro muy similar le consiguió el galardón a The Artist (Hazanavicius, 2011). No se detienen aquí Fincher y compañía, sino que – en su afán por homenajear a Ciudadano Kane (Welles, 1941) – imitan la estructura narrativa de este clásico, saltando entre distintos flashbacks para narrar el ascenso y, sobre todo, la caída del protagonista.

Mulcahey, M. (22 de diciembre 2020). “We Don’t Find Shots, We Build Them”: DP Erik Messerschmidt on Mank, Lens Flare Painting and Native Black and White. Filmmaker Magazine.
Mulcahey, M. (22 de diciembre 2020). “We Don’t Find Shots, We Build Them”: DP Erik Messerschmidt on Mank, Lens Flare Painting and Native Black and White. Filmmaker Magazine.

La primera mitad de la cinta presenta un ritmo muy fluido, conducido a la perfección por los ritmos de jazz de la banda sonora. Se intercalan las secuencias de Mank escribiendo en el rancho, con otras del pasado que ayudan a desarrollar el personaje e introducirnos al mundo de los grandes estudios. Esto, junto con la novedad del blanco y negro (que en el cine actual es extraño), las referencias a Ciudadano Kane y la introducción de dos actores de renombre como Gary Oldman y Amanda Seyfreid, genera un gran comienzo.

Es entonces cuando llegan los problemas. El inicio nos mantiene atentos por los motivos antes citados, pero no logra plantar los elementos que nos hagan implicarnos en el viaje que plantea el resto del metraje. El personaje de Mank está bien construido e inmaculadamente interpretado, aunque no es una actuación destacable (recuerdo salir del cine de ver El instante más oscuro impresionado con el retrato que Oldman hizo de Winston Churchill y eso aquí no me pasó). Pero en ningún momento llego a empatizar con él, no me preocupo por las cosas que a él supuestamente le importan.

Digo supuestamente porque la película da a entender que el gran conflicto de Mank es si decide arriesgar su posición en la industria para hacer esta película en contra del magnate del periodismo William Randolph Hearst, pero en varios flashbacks se nos muestra que ya tuvo varios comentarios en esa línea. De hecho, en el último, monta una escena en una cena que Hearst había organizado, criticándole a la cara.

Me parece que el conflicto no es suficientemente fuerte, en ningún momento siento la presión del poco tiempo que él tiene para escribir (tal vez porque sabía que la película se terminó haciendo). Por si fuera poco, al final de la cinta se añade una rivalidad entre Mank y Welles sobre la autoría del guión. Cosa que no comprendo en absoluto, porque unas escenas antes a Mank se le ofrecía la autoría y él la rechazaba.

Entiendo el por qué de eso, pero si se la ofrecieron, ¿por qué luego es tan problemático que la pida? Imagino que esto lo incluyó Jack Fincher (guionista del filme y padre del director) por verosimilitud; es decir, que ocurrió así. Y esa es una gran crítica que tengo hacia esta cinta. Igual que pasa en muchas obras que pretenden retratar cierto período o evento real, Mank peca de centrarse más en la explicación que en la dramatización. Eso sí, la explicación la domina; pero el coste es excesivo.

Hay tramas que únicamente se sobrevuelan, empleando fórmulas bidimensionales y carentes de fuerza, situación que se acaba contagiando a la cinta en conjunto. La que más destaca es la del marido de Rita Alexander (la joven taquígrafa interpretada por Lily Collins). En la presentación, se nos indica que es piloto de guerra; Mank usa esta información para soltar algunos comentarios que despliegan su ingenio sarcástico. Luego, en una escena se indica su desaparición en combate.

No sé si se supone que debería afectarnos pero a mí, personalmente, no me pasó. Entiendo la función que tiene: hacer ver a Mank que a veces ha de callarse; además de hacer que conecte con Rita, pero se queda floja. Por si fuera poco, al final de la película, cuando ya nadie se acordaba del marido, llega otra carta para cerrar esta trama con un muy forzado y bastante innecesario final feliz.

Para continuar con las partes más negativas, no puedo dejar de mencionar la caracterización de Orson Welles. No funciona. Al principio se hace rara, muy rara, pero le ves con maquillaje (está en un camerino después de actuar) y decides dar una oportunidad a que esta mala sensación sea por ese motivo. Pero luego en las otras escenas que ya aparece sin estar caracterizado, sigue sin ser creíble. En una película construida alrededor de Ciudadano Kane y, por tanto, dirigida a aquellos que la han visto, la similitud que tenga el personaje de Orson Welles (protagonista de la película original) con su referente real va a ser muy analizado y pese a que no hay duda que es Orson Welles, se nota demasiado la diferencia.

Mank es, por todo esto, una película que funciona unida a su referente, un gran homenaje al cine de aquella época y, en concreto, a uno de los grandes clásicos del séptimo arte. Un gran retrato del Hollywood de los 40, un homenaje muy logrado a Ciudadano Kane, y una reivindicación de los guionistas (en concreto, del hombre que escribió un hito del cine y al que la historia no ha dado el crédito que merece). Pero por sí sola, tal vez lastrada por las expectativas, no es una película que vaya a hacer historia. De hecho, dudo que llegue a colarse en el pódium de obras de Fincher. Una cinta que será muy usada en las escuelas para enseñar historia del cine, pero que como narrativa deja que desear.

Nota de la película: 7,5/10

Referencias

Baumbach, N. (Director). (2019). Historia de un matrimonio [Película]. Netflix.

Cuarón, A. (Director). (2019). El irlandés [Película]. Esperanto Filmoj.

Fincher, D. (Director). (1999). El club de la lucha [Película]. Fox 2000 Pictures.

Fincher, D. (Director). (2010). La red social [Película]. Columbia Pictures.

Fincher, D. (Director). (2020). Mank [Película]. Netflix.

Fincher, D. (Director). (19995). Se7en [Película]. New Line Cinema.

Hazanavicius, M. (Director). (2011). The Artist [Película]. La Petite Reine.

Nolan, C. (Director). (2020). Tenet [Película]. Warner Bros.

Scorsese, M. (Director). (2019). El irlandés [Película]. TriBeCa Productions.

Welles, O. (Director). (1941). Ciudadano Kane [Película]. RKO Radio Pictures

 

FOTO DE PORTADA:

Trapero, P. (s.f.). Majors, minors y… streaming: «Mank» (David Fincher, 2020). Grupo RIRCA.

Carlos Limón

Carlos Limón

Me encargo de la sección de cine como excusa para ver películas en vez de estudiar. Escribo sobre cine y series con plot twists, spoilers, cliffhangers y más anglicismos chulos para analizar las historias que nos atrapan. Espero que con mis críticas podáis disfrutar más las películas que tratemos así que luces, cámara y… Homo novus.

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Babia

Volver

Y ver el mismo paseo, la misma playa, las mismas rocas.  Ver de nuevo a las señoras nadando a braza en la playa sin olas,

Ver entrada
Cine

Donde nadan los tiburones

¿Cómo funciona un festival internacional de series? El caso de Conecta Fiction En las calles de Pamplona, entre pintxos y copas de vino, se gestan

Ver entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *