teatro homo novus

Los hijos de cualquiera

¿Qué es lo que sentimos por nuestros hijos? ¿Alguna vez te has planteado qué es lo que estarías dispuesto a hacer por ellos? Tengas hijos o no, cualquier ser humano podría hacerse estas preguntas.

Los hijos de cualquiera una obra teatral escrita y dirigida por Aldara Molero, no solo nos hace reflexionar acerca de estas preguntas; va mucho más lejos. Para ello, nos sitúa temporalmente en los años 80 y 90, época en la que el narcotráfico en Galicia tuvo un aumento exponencial; las mafias y, por lo tanto, el consumo, se dispararon.

Los hijos de cualquiera muestra de manera excepcional la lucha de las madres gallegas que presenciaron cómo sus hijos se veían envueltos en cada uno de los conflictos que las drogas y el narcotráfico pueden generar. 

teatro homo novus
Los hijos de cualquiera una obra teatral escrita y dirigida por Aldara Molero

La historia gira en torno a las vivencias de Carmen Avendaño (interpretada por Marina Herranz), fundadora de la asociación Érguete, que, creada en el año 1999, contribuye a la mejora social, laboral y de la calidad de vida de las personas más vulnerables. 

La obra realiza un recorrido temporal mostrando, inicialmente, las dudas, los juicios o la negación de las madres que ven cómo ese gigante imparable daña a sus hijos ante sus propios ojos, pasando por los altibajos propios de una batalla, hasta llegar a la euforia de conseguir un avance, a la impotencia y el dolor de verse solas en una lucha interminable, a la rabia de madres que, además de esto, trabajan y sacan adelante sus familias. Lo brillante de la creación teatral es la visión tan humanizada y cercana que plantea de la psicología y emociones de cada una de las madres, es decir, no se queda en la narración, en el acontecimiento, y es ese aspecto lo que hace que llegue de una manera tan fulminante al corazón de todos y todas las asistentes.

Los hijos de cualquiera una obra teatral escrita y dirigida por Aldara Molero
Los hijos de cualquiera una obra teatral escrita y dirigida por Aldara Molero

Y es que no solo la historia es lo que hace de esta obra todo un espectáculo: es la atmósfera sonora perfectamente escogida, los efectos visuales idóneamente seleccionados, el color escénico que traslada al espectador a diferentes escenarios tanto físicos como emocionales, el arduo trabajo de recopilación de información e investigación llevado a cabo, las actrices, ELLAS, cinco mujeres con una compenetración y una profesionalidad que se percibe en el instante en que te sientas en la butaca y las ves aparecer, con un dominio del escenario y de la presencia teatral que harán que cualquier espectador o espectadora no pueda dejar de mirar lo que está sucediendo.

Con tan solo los 90 minutos que dura la representación, “Los hijos de cualquiera” te conmoverá, te hará reír y reflexionar, y aprenderás sobre un hecho histórico tan importante como emocionante. 

Es difícil explicar con palabras lo que una madre puede llegar a hacer por sus hijos, cosas que, quizá, jamás se imaginaría, sin embargo, es el amor incondicional lo que alimenta desde un lugar propio el sentimiento de lucha, el sentimiento de que son tus hijos, pero podrían ser “los hijos de cualquiera”.

Ficha técnica:

Reparto: Maite Colodrón, Marina Herranz, Irene Maquieira, Marta Megías y Aldara Molero

Duración: 90 min. apróx.
Dirección y dramaturgia: Natalia Mariño y Aldara Molero
Autora: Aldara Molero
Diseño de iluminación: Reducto
Diseño gráfico: Tony Raya
Coordinación técnica: Reducto
Producción: Camino Ventura

Los hijos de cualquiera una obra teatral escrita y dirigida por Aldara Molero
Los hijos de cualquiera una obra teatral escrita y dirigida por Aldara Molero
Eduardo López-Montijano

Eduardo López-Montijano

Soy el encargado de la sección teatral, y no solo por el dramatismo que me caracteriza, si no por llevar 7 años nutriéndome del mundo de la actuación. Consumir teatro es mi afición favorita, así que espero que nuestro contenido os haga disfrutar tanto como a mi. Dicen que dedicarte a lo que te apasiona te hace feliz, pues bueno, yo tengo esa gran suerte. Bienvenidas y bienvenidos a ese teatro que se escapa del marco.

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Arte pictórico

El retorno de la llama

Magritte pinta este recuerdo de su infancia hacia 1943, ya con 45 años (Ilustración de portada). Y aún en toda la distancia que separa ambos

Ver entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *