Fotograma de película Arrival [Denis Villafuente] Recuperada de

La llegada a la nada

Cuando buscas información sobre películas nihilistas son recurrentes los siguientes títulos: La naranja mecánica, American psycho, El club de la lucha, Taxi driver, etc.

Estas películas son mal definidas como nihilistas por su carácter social-político algo incendiario. Están tan cerca de Nietzsche o su pensamiento como lo estuvo el nazismo, ambos extremos no dejan de ser una apresurada y mala interpretación de la misma filosofía que apela a un nihilismo intempestivo y no a uno creador. Me ha sorprendido que, uno de los trabajos fílmicos que mejor representa este pensamiento, así como la materialización de conceptos inherentes al mismo, sea una película que se fundamenta en el lenguaje: Arrival (titulada en español como La llegada) película estadounidense de drama y ciencia ficción, dirigida por Denis Villeneuve y escrita por Eric Heisserer. Con Amy Adams y Jeremy Renner en los papeles principales, basada en el premiado relato La historia de tu vida (Story of Your Life) de Ted Chiang.

Arrival © PARAMOUNT PICTURES ALL RIGHTS RESERVED
Fotograma de película Arrival [Denis Villafuente] Recuperada de este enlace
En dicha película se nos presenta la llegada de una raza extraterrestre y la mediación de una lingüista (Amy Adams) y un matemático (Jeremy Renner) para comprender los motivos de su asentamiento. A partir de esta premisa, la importancia conceptual y filosófica de la película recaerá en: cómo por la asimilación de su lenguaje llegaran a una concepción cíclica del tiempo y cómo cambiará su realidad a causa de esto.

¿Y si por la mímesis con un lenguaje iconográfico, de unos seres pluridimensionales, pudiéramos conceptualizar nuestra realidad  a partir de entender términos incognoscibles, pudiendo así comprender la universalidad de las cosas sin aludir a ellas, acercándonos a un lenguaje plástico como el profetizado por Nietzsche y Schopenhauer?

Estos autores sabían que, aun entendiendo su justificación biológica-histórica, el lenguaje que ahora compartimos era algo que estaba destinado a caer, algo que debemos derrocar dado que nunca será una expresión de todas las realidades, sólo de aquellas que el mismo lenguaje nos deje dilucidar por su estrecho marco conceptual. Junto con el «Dios ha muerto» Nietzsche nos anuncia «La razón nos ha matado». Es decir, siguiendo estos planteamientos, no hay una realidad de la que hablar porque en el momento que la nombramos se rompe. La fragmentamos con el dogma de nuestras limitadas palabras con la esperanza de aferrarnos a una interpretación que las adapte a nosotros, discriminamos cuestiones incómodas al hacer de la vida una elección angosta de conocimientos estrechos. Dice Nietzsche «Todas las figuras retóricas (es decir, la esencia del lenguaje) son silogismos falsos» (Nietzsche, 1974: 66), la duda y la palabra son resultado de la misma deficiencia.

Nietzche Friedrichs (1844 1900)retrato fotográfico
Nietzsche Friedrich (1844 1900) retrato fotográfico

El nombre sale de sí mismo en este conocimiento: el pecado original es el acto de nacimiento de la palabra humana […] La palabra debe comunicar algo (fuera de sí misma). Tal es el verdadero pecado original del espíritu lingüístico (Benjamin, 1971: 160)

Benjamin habla de la palabra como el Pecado Original diciendo que en el momento que nombramos la realidad dejamos de entenderla, Kant nos dice que debemos comprender la división del fenómeno del noúmeno. Dentro de la semántica, Platón señala que si la conexión entre las palabras y la realidad es arbitraria o convencional, entonces es difícil entender cómo el lenguaje puede permitir el conocimiento acerca de la misma y, Gorgias recoge la temática de la filosofía eleática concluyendo que nada existe, que si existe no puede ser conocido por el hombre y que de conocerse sería imposible expresarlo con el lenguaje a otro hombre, enunciando que el lenguaje es paradójico, marcando los abismos conceptuales de pensamiento-existencia y signo-significado.

Debemos atender a la nada, dado que es allí donde está todo aquello que no nombramos y por ende la verdadera realidad de nuestra existencia. ¿Hasta qué punto somos quienes percibimos ser si la consciencia, como parte del lenguaje, no deja de ser otra limitación que en este caso nos condiciona nuestra esencia y nuestro ser?

Arrival nos permite asomarnos a una pequeña parte de este condicional existencial donde la asimilación de otro lenguaje rompe con nuestra irrisoria conceptualización lineal del tiempo haciendo que entendamos nuestra existencia como un absoluto cíclico que nos permite vivir el pasado, presente y futuro de forma simultánea haciendo a la protagonista del filme comprender su realidad de manera prismática sin la necesidad de adjudicarla vocabula.

Amy Adams as Louise Banks in ARRIVAL by Paramount Pictures
Amy Adams en ARRIVAL. Paramount Pictures. Recuperada de este enlace

Vivimos en una mala interpretación fundamentada por un falso empirismo y un lenguaje tan ínfimo como nuestra medida universal. ¿Hay alguna manera en que el individuo signifique una percepción real de la existencia?

La respuesta es tan compleja como la formulación de la pregunta: podemos deconstruir cada parte de nuestro lenguaje entendiendo su sentido histórico, su sentido moral, su herencia cultural o comprendiendo su metáfora, pero vivir en nuestra nada para entender el todo es un ejercicio subjetivo, que solo podemos ceder al instante.

Un instante que para Nietzsche es la eternidad, no el fugitivo ahora, sino la colisión del futuro y del pasado donde el instante se despierta. El poder asomarse al Aleph de nuestros “sótanos”, como hizo Borges haciendo de la simultaneidad de lo infinito e inconcebible la única realidad inmutable. ¿Cuánto estás dispuesto a enmudecer para existir?

Bibliografía

Vicente Jarque. Imagen y metáfora: la estética de Walter Benjamin. Univ de Castilla La Mancha. 1992

Imagen de portada: Fotograma de película Arrival [Denis Villafuente – Paramount Pictures.] Recuperada de este enlace

Óscar García

Óscar García

Para mi es impensable una vida sin filosofía. Necesito deconstruir cada aspecto de nuestra realidad para poder comprenderla. Vivo perdido entre preguntas metafísicas, existenciales, epistepologicas, éticas, políticas… Si tú tienes más preguntas que respuestas, enhorabuena porque con esta sección las cosas no volverán a ser lo que son.

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Babia

Volver

Y ver el mismo paseo, la misma playa, las mismas rocas.  Ver de nuevo a las señoras nadando a braza en la playa sin olas,

Ver entrada
Cine

Donde nadan los tiburones

¿Cómo funciona un festival internacional de series? El caso de Conecta Fiction En las calles de Pamplona, entre pintxos y copas de vino, se gestan

Ver entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *