Gravedad

Supongo que quererte era tan fácil

que hicimos de la intimidad costumbre

y tal vez del amor

 

Y ahora nos atraemos como la Tierra atrae nuestros cuerpos:

Irremediablemente y sin deseo.

Pura cuestión de gravedad marital.

 

Accedemos a la penumbra sin fe pero con esperanza

quizá esta vez quizá este instante

Hasta las poetas creen en el amor y la palabra en ocasiones.

 

Sin embargo tu lengua es estéril frente a mis heridas abiertas

Sin embargo tu aliento no calienta mi mano helada cuando la coges entre las tuyas y soplas

Tu esternón ya no es refugio

y la carne fracasa.

 

Mi piel nace vallas de alambre de espino

hacia fuera y hacia dentro

se escucha el silencio ridículo de los cuerpos que yacen juntos intactos

 

Si apoyo mi mejilla violácea en tu regazo

Si tus manos acarician mis rizos desde su nacimiento hasta el final

Si tus labios se posan en mis párpados con tacto de despedida,

quedaremos como la Piedad:

todo mármol.

Paula Sánchez

Paula Sánchez

Me encargo de la sección de creación artística de Homo novus, Babia, porque es donde suelo estar. Dicen que escribimos porque nos falta algo, así que este puede ser un buen espacio donde tratar de encontrarlo o, en su defecto, darnos la mano en esa ausencia. ¡Anímate!

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Cine

Donde nadan los tiburones

¿Cómo funciona un festival internacional de series? El caso de Conecta Fiction En las calles de Pamplona, entre pintxos y copas de vino, se gestan

Ver entrada
Innova

Abramovic

Decía Jacques Copeaue que el artista que más sacrifica su persona es el actor. Persona que nos ofrece en sí misma su propia creación, en

Ver entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *