El autor y la máscara: Carmen Mola

La entrega del Premio Planeta de este año a Carmen Mola ha causado un tremendo revuelo. La indignación de lectores que se sentían engañados plagó las redes cuando se reveló la identidad de la misteriosa escritora. Tras ese seudónimo de mujer se escondían Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero. Estos tres guionistas de televisión, motivados por vete a saber qué, empezaron a firmar sus obras con ese nombre que ahora no es más que un disfraz ajado. 

Carmen Mola, “autora” de La novia gitana, se había encumbrado dentro de la literatura española escrita por mujeres. Su novela negra era famosa por ser violenta, sangrienta y explícita, motivo por el que su obra generaba más revuelo.

La personalidad con la que habían vestido el nombre de Mola era también, cuanto menos, atractiva. En la web de la autora, ahora encabezada por la fotografía de tres hombres de mediana edad que miran sonrientes a la cámara, antes se perfilaba la identidad de una profesora universitaria y madre de familia, amante de «la grappa, el karaoke, los coches de colección y el sexo en los todoterrenos». El artificio era cada vez más complejo.

No sé si a estos tres sujetos se les pasó por la cabeza que el éxito de su obra iba a llevarlos a recoger el Planeta, uno de los galardones literarios más importantes de nuestro país. A todos se nos cayeron los palos del sombrajo cuando, en lugar de la esquiva y carismática Carmen Mola, subían al escenario los verdaderos autores de La Bestia, libro por el que se llevaron el premio. 

No sé tampoco si sintieron algún ápice de vergüenza cuando el Instituto de la Mujer calificó su obra como “literatura feminista”, al lado de otras importantes autoras como Atwood; o si lo hicieron cuando concedían entrevistas, no solo bajo un nombre falso, sino bajo una personalidad falsa. 

La mayoría de las críticas que han recibido han venido de parte de colectivos feministas, porque a simple vista parece que Martínez, Díaz y Marcero estaban haciendo una burla a todas las mujeres que a lo largo de la historia se vieron obligadas a firmar bajo un seudónimo masculino o con el nombre de “Anónimo” para poder publicar. 

Todas las hermanas Brontë, las tres, usaban nombre masculino para firmar sus novelas. Cecilia Bohl de Faber es conocida como Fernán Caballero. Louisa May Alcott tampoco hubiese publicado sus primeros relatos sin un seudónimo de hombre. Y, como ellas, decenas más, porque se consideraba que la literatura era algo de hombres, sobre todo si era de tema erudito, y que los escritos de mujeres iban a ser de menor calidad o se iban a reducir al ámbito de lo sentimental.

¿Y ahora? Ahora no hace falta. Las autoras publican, venden y se reeditan como churros. ¿Hay igualdad? Personalmente, creo que no, pero si la hubiese ¿qué necesidad hay de firmar con el nombre de Carmen Mola? «Apoyamos el feminismo al cien por cien, somos aliados», confesaron en una entrevista para ABC, pero lo que parece es que se han aprovechado de ese feminismo para posicionarse en el centro de la opinión pública. Y han conseguido una publicidad gratuita que te cagas. 

La lección que sacamos de todo esto es, quizás, que la literatura no tiene género, que no deberíamos diferenciar entre literatura escrita por mujeres y por hombres. Es una diferenciación absurda. Pero si la literatura no tiene género, no lo deberían tener la ropa, los colores o los juguetes infantiles. Y, aun así, muchas veces caemos inconscientemente en estereotipos con respecto al género. 

Ignorar que hay una diferencia cualitativa y significativa entre hombres y mujeres es ignorar siglos de historia. Es ignorar que la experiencia vital de hombres y mujeres es distinta, que la sensibilidad es distinta, así como  los prejuicios, muchas veces inconscientes, a los que se somete a unos y otros. Firmar bajo un nombre femenino no es tan dramático como el hecho de que han llevado el artificio al extremo, hasta el punto de atribuirse un mérito que debería ir para las que, durante siglos, se han visto obligadas a firmar como “Anónimo”.

 

Fuentes.

https://cnnespanol.cnn.com/2021/10/17/carmen-mola-aclamada-escritora-espanola-de-suspenso-resulta-ser-el-seudonimo-tres-hombres/ 

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-carmen-mola-apoyamos-feminismo-cien-cien-somos-aliados-202111080052_noticia.html 

Beatriz Díaz

Beatriz Díaz

Me encargo de la sección de literatura, porque vivo enterrada en palabras. No soy exigente con el formato, me gusta el olor del papel y llevar mil historias en apenas unas pulgadas. Si también devoras libros como si fuesen tu última comida, has encontrado tu sitio.

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Música

Found in translation

En nuestro destino, estaba escrito que haríamos música juntos». Esta es la explicación que encuentra Yoshimitsu4432 para un fenómeno maravilloso: toneladas de gigabytes que recorren,

Ver entrada
Todos tenemos nuestros discos fetiche -también Chandler-, pero tenemos que saber identificar lo que pertenece a la esfera del gusto personal. Recuperado de
Música

Sobre el canon en la música

«No hay música buena o mala, a cada uno le gusta lo que le gusta». ¿Cuántas veces hemos escuchado este argumento en alguna conversación sobre

Ver entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *